SEMANA SANTA

CATALOGACIÓN: Inmaterial. Rituales festivos. Expresión de religiosidad popular.
NIVEL DE PROTECCIÓN: Manifestación Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial (Ley de Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial 10/2015 de 25 de mayo). Declarada de Interés Turístico Internacional.
CRONOLOGÍA: s. XVI – actualidad.
LOCALIZACIÓN: Área metropolitana actual

– DESCRIPCIÓN DETALLADA:

            Tras la conquista cristiana de la ciudad por los Reyes Católicos, la ciudad se incorpora a la Corona de Castilla y a su credo católico. A partir de este momento, los Reyes Católicos ordenan la construcción de iglesias y conventos, las cuales dotan de imágenes de distintas advocaciones. Con el tiempo, se irán fundado en la ciudad distintas cofradías y hermandades, a las que se van congregando los ciudadanos por distintos motivos, bien por enterramiento (muta de enterramientos) o por asociación a diversos gremios. En sus primeros años, las imágenes eran procesionadas en pequeñas andas portadas por 8 o 10 hombres. En sus cortejos se distinguían los llamados “hermanos de luz” (equivalentes a los actuales nazarenos) y “hermanos de sangre” o flagelantes. Estos últimos fueron prohibidos a parir del s. XVII.

            A lo largo de su historia, la Semana Santa de Málaga ha pasado por diversas etapas, unas de esplendor (como la vivida en la actualidad) y otras de decadencia como el s. XIX con la Guerra de Independencia (1808-1814), con saqueos del patrimonio cofrade, o la etapa de la Desamortización de Mendizábal (1835), que supuso la desaparición de numerosos conventos.

            Posteriormente, con el desarrollo de la crisis económica de inicios del s. XX, numerosas cofradías y hermandades no pudieron realizar su salida procesional. Por este motivo, se funda en 1921, en la desaparecida Iglesia de la Merced, la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga (primera fundada en España), consiguiendo un restablecimiento de la fiesta y una nueva etapa de apogeo. Sin embargo, un nuevo revés vendrá con los acontecimientos que se produjeron en mayo de 1931 y las actuaciones contra el patrimonio cofrade de exaltados que supusieron la quema de conventos, iglesias, imágenes y gran parte del patrimonio cofrade de la ciudad. Tras la Segunda República y Guerra Civil (durante la cual, en 1935 procesionaron algunas hermandades denominadas “las valientes”), la Dictadura Franquista llevó a cabo una recuperación del patrimonio cofrade y ya, en los años de la democracia, se procedió a la fundación de nuevas cofradías y hermandades. Destaca en esta última etapa el desarrollo de una arquitectura novedosa como son los edificios de Casa Hermandad, edificaciones estables que sustituyeron a los tradicionales “tinglaos”. Los antiguos tinglaos, tan característicos de la Semana Santa malagueña de antaño, consistían en estructuras temporales construidas a pie de calle para el montaje de los tronos y las imágenes días antes de su desfile procesional, ante la imposibilidad de contar con estructuras permanentes, dadas sus desmedidas dimensiones, para tales fines. En la actualidad, la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga cuenta con 43 cofradías y hermandades asociadas.

            Curiosamente, las andas sobre las que se procesionan sus imágenes no son conocidas con el nombre de pasos, como en la mayoría del territorio nacional, sino con el nombre de tronos, caracterizados por su monumentalidad y grandes dimensiones. La estructura de los tronos difiere con respecto a la de los pasos, ya que sus portadores, llamados hombres de tronos y no costaleros, como en el resto de la Semana Santa en España, cargan el peso de la estructura sobre sus hombros, a través de los varales, piezas de madera o metal que sobresalen unos metros del cajillo. En cuanto al estilo de estos tronos, en Málaga destaca el denominado estilo de Barroco malagueño, donde la protagonista es la hoja barroca, tanto que marca la forma del conjunto. El material principal es la madera dorada y estofada, aunque no es exclusivo (por ejemplo, como ocurre en el trono de la Virgen de los Dolores de la Expiración). Otro elemento diferenciador es el de los tronos dorados en madera para las Vírgenes, algo que sólo se mantiene, además de en Málaga, en el estilo antequerano y en Andalucía de forma testimonial, siendo aquí donde más hay. Los arbotantes (colocados delante y atrás) son de tipo arbóreo, y conforman junto con las ménsulas de las esquinas la tipología básica del trono. Frontal, trasera y lateral están centrados con cartelas y los paneles que se sitúan a ambos lados de éstas  alternan capillas o tallas de hojarasca barroca enmarcadas. Aunque destacan por su colosal tamaño, éste no es tan significativo en algunos casos, como por ejemplo en el trono del  Cristo de los Gitanos que es más pequeño que los pasos sevillanos. Pese a esta lectura general, como contrapunto, encontramos otros como el del Cristo de la Cena, uno de los de mayores dimensiones de Málaga, aunque se trata de un ejemplo claro de canasto neobarroco sevillano. Por último, en Málaga encontramos tronos que pese a ser muy señeros, como es el caso del Cristo de Estudiantes, o el del Chiquito, son de estilo cartagenero (de plataformas), o por ejemplo, los casos de los  tronos del Cristo de la Expiración y Sepulcro, de diseños eclécticos y con gran carga simbólica, no enmarcables en otros estilos (aunque se pueda decir que recuerdan estilos castellanos se debe tener en cuenta que en Castilla los canastos o tronos no tienen tanta carga de importancia como aquí, son más sencillos).

– INFORMACIÓN VISITAS:

             Los desfiles procesionales tienen lugar desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección. No obstante, los días previos a las procesiones, se produce un intenso calendario de traslados y entronizaciones.

– FUENTE:

– PARA SABER MÁS:

– BIBLIOGRAFÍA:

  • JIMÉNEZ GUERRERO, José. Breve historia de la Semana Santa de Málaga. 2019.
  • LLORDEN, Andrés. Historia documental de las Cofradías y Hermandades de Pasión de la ciudad de Málaga, 1969.
  • VARIOS. Semana Santa en Málaga. 1987.

Sitio web financiado por la Cátedra Estratégica de Tecnología de Vanguardia en Humanidades
(Red de Cátedras Estratégicas, Universidad de Málaga)
Cátedra Estratégica de Tecnología de Vanguardia en HumanidadesUniversidad de Málaga
Proyecto enmarcado en el Programa para la Innovación Educativa “Vivir y Sentir el Patrimonio”
(Consejería de Educación y Deporte, Junta de Andalucía)
Universidad de Málaga